Me quiero divorciar de mi pareja, pero no llegamos a un acuerdo

Como todos sabemos un divorcio no es una situación cómoda para ninguna de las partes, pero hay situaciones en las que los cónyuges son incapaces de hablar entre sí en incluso van a llevar la contraria a todo lo que diga su ex pareja.

Para estos supuestos de desacuerdo entre las partes existe el divorcio contencioso.

Es la modalidad más costosa de todas, debido a que no solamente cada una de las partes tiene que pagar a su abogado y a su procurador y por ser un procedimiento mucho más complicado los honorarios son más elevados, sino que también el cónyuge que inicie la demanda de divorcio debe abonar la tasa judicial.

 

Estos procedimientos son bastantes largos en el tiempo ya que los abogados serán el canal de comunicación entre la pareja y deberán trasmitir al abogado contrario la información que su cliente desee.

De no llegar a ningún acuerdo sobre los distintos puntos del divorcio, el juzgado citará a las partes para la celebración del juicio y en él los abogados expondrán a su señoría las pretensiones de sus clientes y será el juez quien decidirá sobre los puntos en controversia.

Los puntos que deben quedar reflejado en el convenio regulador y que seguramente serán objeto de controversia entre las partes son:

  • Guarda y custodia de los hijos fruto del matrimonio: se deberá establecer la custodia del o de los menores (compartida o exclusiva uno de los progenitores). Se deben establecer los periodos de vacaciones, cumpleaños, las visitas entre semana, distribución de los fines de semana, etc.
  • Pensión de alimentos: en el caso de que la custodia recaiga sobre uno de los progenitores, se debe pactar una cantidad en función de los gastos de manutención del o los menores.
  • Pensión compensatoria: en algunos casos la situación de divorcio causa un perjuicio muy grande a uno de los cónyuges, habitualmente a las mujeres que se dedicaron toda su vida al cuidado de sus hijos y de su casa, y después del divorcio no tienen un oficio para trabajar. En estos casos se podrá establecer una pensión compensatoria que puede variar según las circunstancias de cada matrimonio.
  • Uso de la vivienda familiar y ajuar: en los supuestos en los que hay una vivienda en común, las partes deberán llegar a un acuerdo sobre qué hacer con este bien.
  • Liquidación del régimen económico matrimonial: se debe proceder al reparto de bienes comunes y liquidación de las deudas derivadas del matrimonio (sociedad de gananciales).

 

Si necesitas un abogado para poner en trámite tu divorcio, ¡contacta con nosotros sin dudarlo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *